Qué hacer cuando el calentador no calienta

En el presente artículo nos referiremos a la situación en la cual al encender el calentador de gas del hogar este no emana la enérgica y ardiente llamarada acostumbrada, lo cual es signo de que ocurre un problema con el calentador.

Lo primero que hacemos ante esta situación es intentar compensar este problema con el regulador de la llama dándole toda la fuerza que esta válvula nos ofrece, sin embargo, dicha solución no suele funcionar. El principal causante de este inconveniente suele ser la membrana de goma, la cual se agranda al colapsa el vástago que abre la válvula de gas de los quemadores.

La labilidad de esta membrana hace que la misma sea sensible a las perforaciones con el paso del tiempo, por lo que al averiarse la misma no puede hincharse y si no se agranda no puede cumplir la función anteriormente descrita.

Reparar este problema supone un procedimiento muy fácil, puesto que inicialmente previo a efectuar la interrupción del suministro de agua, debemos aflojar utilizando una llave inglesa la tubería que lleva el agua al calentador, y este procedimiento también lo realizaremos con la tubería que sale del calentador.

Seguidamente buscaremos el cuerpo del calentador el cual tendrá un cuarteto o trío de tornillos metálicos que debemos retirar. Algunos calentadores no cuentan con un acceso visible a estos tornillos, por lo que deberemos retirar ciertos elementos del calentador como el cuerpo del gas o del agua para acceder a los tornillos mencionados.

Una vez hayamos encontrado los tornillos retiramos los mismos para abrir el cuerpo y proceder con el reemplazo de la membrana averiada e igualmente aprovecharemos esta oportunidad para realizar una limpieza en este compartimiento en el cual se suele acumular restos de cal.

Antes de cerrar nuevamente el cuerpo se recomienda limpiar el filtro que se encuentra en la entrada de agua para realizar un mantenimiento completo al calentador de gas. Finalizaremos colocando nuevamente todas las partes y piezas desmontadas en su lugar procurando colocar teflón en las roscas de los tubos de agua del calentador y de esta manera nuestro calentador de gas volverá a generar el calor deseado.

Qué características debéis toma en cuenta a la hora de elegir un calentador

  • Termostato: tendréis una habitación cálida de manera pareja y constante.
  • Temporizador: te ayudará a que ahorráis dinero de la factura mensual, programando la calefacción para que funcione cuando estéis despierto y se apague cuando vayáis a dormir.
  • Ventilador: éstos ayudan a propagar de manera más rápida el aire caliente por toda la estancia, para que el calor no se concentre sólo cerca del calentador.

Cuál es el tamaño adecuado para un calentador.

Normalmente, se calculan 44 vatios por metro cúbico del volumen de la habitación. Se añade 10% por cada ventana grande que haya en el cuarto y se añade otro 10% para tener más comodidad. Si se trata de un salón grande, tendréis que multiplicar este número por 1.5, si es tu alcoba, por 1.2, y si es una habitación más pequeña como el baño, multiplicáis por 0.8.

Si tienes dudas de todo esto, no las tengas, contacta con un instalador autorizado como los son los de nuestra empresa y con ello tendrás la seguridad de que lo haremos rapidamente y sin sobrecostes.