Se apaga mi calentador de gas butano ¿qué hago?

Si el calentador de gas butano se apaga cuando lleva unos minutos o unos breves instantes funcionando, interrumpiendo por ejemplo la ducha caliente en días de mucho frío, lo mejor es estar al loro y tratar de resolver el problema lo antes posible. Esa será la mejor manera de evitar que los quebraderos de cabeza crezcan.

Antes que nada, lo primero será comprobar que todo esté bien, cerciorarnos de que, en efecto, el gas está dado y abierto en la bombona; habrá que comprobar que las llaves están abiertas. Lo siguiente será volver a abrir el agua caliente para ver si el calentador arranca; una vez que vaya cogiendo temperatura veremos que se enciende sin problema.

Dentro de estas averiguaciones iniciales, no estaría mal acercarnos hasta la bañera de la casa para abrir sus grifos, ya que suele ser el punto más lejano al calentador y el que más caudal pide (abrir los grifos del lavabo es otra opción igualmente válida y respetable). Una vez abierta el agua, habrá que volver a esperar el tiempo que por lo general ha tardado el calentador en quedarse sin agua en las ocasiones anteriores.

Cuando comprobemos ya más tranquilos que de verdad el calentador se vuelve a apagar, será el momento de intervenir y de ir un poco más allá, siempre dentro de los límites que nuestros conocimientos técnicos nos permitan. Habrá que continuar desmontando el calentador de gas, para lo que habrá que quitar los mandos y más tardes las chapas; deberemos asegurarnos de que no hay ningún residuo en la salida de gases ni en los quemadores.

Una vez que hayamos visto que todo está normal y que no hay ninguna anomalía extraordinaria a simple vista, pasaremos a comprobar la sonda de temperatura de combustión, que se sitúa en la parte alta del calentador (si la salida de gases no están conducidos, esa cantidad de gases que se acumula en zona alta del calentador instan a esta sonda para que salte en caso de peligrosidad y de temperatura peligrosa, apagando el calentador automáticamente).

Llegados a este punto, y operando con mucha cautela y cuidado, lo que habría que hacer a continuación sería quitar esa sonda de temperatura y ponerla en la zona baja del calentador. Será entonces, una vez arrancada la sonda, cuando deberemos comprobar que, pasados unos diez minutos, el calentador no se apaga de ninguna de las maneras (esto será una gran noticia si se produce, ya que habremos dado con el origen de los fallos, que no será otro que la sonda que determina que hay una mala combustión en la zona superior).

El paso siguiente será conducir la salida de gases, para lo que habrá que recurrir a unos tubos de aluminio de unos ciento diez milímetros, a un codo, a un tramo horizontal y a terminal o final de conducto. Aquí la situación se vuelve más compleja, por lo deberemos maniobrar con pericia y calma. A la parte que irá en contacto con el propio calentador podemos darle una mano de silicona (se le pueden aplicar otro tipo de productos, pero con la silicona nos aseguramos de que no habrá ningún problema). Al codo no hará falta aplicarle ninguna capa de nada, ya que él mismo viene de fábrica con unas gomas que nos agilizan el trabajo.

Una vez que todo el conducto está bien colocado y que la salida de gases se ha reconducido con garantías, habrá que volver a colocar la sonda de temperatura. Después habrá que intentar que el calentador vuelva a funcionar con normalidad, para lo que lo encenderemos de nuevo como si nada hubiera pasado; abriremos los grifos de la bañera de nuevo para llevar a cabo la comprobación, para ver si todo lo que hemos hecho ha servido de verdad para algo, para ver si los pasos que hemos ido indicando en este post han sido realmente satisfactorios.

Si el calentador de gas butano se apaga, lo mejor que podemos hacer por tanto es seguir los pasos que hemos recomendado en las líneas de los párrafos de arriba. Será genial que, cumpliendo a rajatabla las indicaciones que hemos dado, el usuario al que la ducha de agua caliente se le interrumpía pase a disfrutar del calor y el confort sin cortes ni problemas.

Como no podía ser de otro modo, si el usuario percibe que no es capaz de seguir estas indicaciones, lo mejor será ponerse en contacto con los profesionales de los termos, calderas y calentadores; serán los expertos y fontaneros quienes sabrán resolver el problema con diligencia, aunque en este caso habrá que abonarles el pago por sus servicios. También es cierto que el problema podría residir en otro lado distinto a la sonde de temperatura, para lo que habría que conocer bien el modelo del calentador y su marca.

QUE TE HA PARECIDO EL POST

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin votos todavia)
Cargando…