Blog

¿Y si ponemos gas al coche?

Queremos exponer las ventajas de usar gas natural en nuestros vehículos, ya que es un combustible mucho más eficiente que la gasolina. Aunque el gas natural ha traído varios puntos de vista sobre el cuidado del medio ambiente, sigue existiendo una postura que lo defiende y se apoya en hechos científicos para afirmar que este gas es uno delos combustibles más rentables y eficientes. Muchos coches actualmente tienen sistemas para funcionar con gas natural y son tan confiables como los que usan gasolina o gasoil.

El gas ha demostrado ser un combustible muy eficaz incluso para los coches más avanzados, es por eso que cada vez más está considerado como una opción alternativa de los otros combustibles fósiles en el mercado. El uso del gas natural trae beneficios tanto para el propietario como para el medio ambiente porque además de ser un combustible económico, también es menos dañino para el medio ambiente. El gas natural es muy polifacético y es una alternativa excelente para todos los usuarios y se ha demostrado que científicamente que en los coches es mucho más eficaz.

El gas natural es un combustible que se encuentra en la naturaleza en los yacimientos, gracias a que hay una gran concentración, hay suficiente combustible para satisfacer las necesidades de toda a la población. Es por eso que el gas natural es mucho más rentable que otros combustibles como la gasolina y el gasoil, ya que llenar un tanque de gas puede ser más económico que uno de gasolina y además puede rendir mucho más kilometraje. El gas natural tiene un precio bastante más razonable porque no requiere de procesos de transformación o de purificación muy drásticos, así que prácticamente se usa el mismo gas que se extrae directamente del subsuelo.

Ventajas de cocinar con gas natural

Instalador de gas natural Madrid es una de las mejores, sino la mejor, empresa del sector de instalaciones de gas natural en toda la zona de Madrid, con los precios más económicos y contando siempre con los mejores trabajadores de toda el área de influencia. En el post de hoy te traemos cuales son las ventajas de instalar en su vivienda cocinas de gas natural.

Las ventajas de cocinar con gas natural

El gas natural sigue siendo un denominador en la cocina mundial. Tanto los profesionales, como personas que simplemente cocinan a diario lo utilizan. La pregunta que muchos se hacen: ¿por qué es tan bueno el gas natural?

A diferencia de otros, el gas natural tiene una velocidad de respuesta inmediata. Los quemadores de gas nos da una respuesta instantánea al encenderse, de esta forma la cacerola consigue la temperatura deseada en un abrir y cerrar de ojos. Por otra parte, los quemadores de gas se enfrían en menor tiempo que los eléctricos, esto otorga mayor control a la hora de cocinar.

Ya que el quemador de gas se calienta y se enfría mucho más rápido que el eléctrico, se consume muy poca energía. Por ello el gas natural es el indicado cuando se busca la eficiencia energética. Además, por su rápido enfriamiento, es lo mejor que se puede tener en un hogar en el que habiten niños.

Con los fogones de gas se pueden usar más utensilios que con las vitrocerámicas. Como las llamas del quemador de gas están ubicadas en el centro, la cacerola se calienta sin dejar puntos intermedios, esto hace que el alimento se cocine uniformemente hasta el final.

Los productos de gas son mejor para el medio ambiente en comparación a otros elemento como el carbón. Para el proceso de suministro de electricidad se necesitan una serie de conversiones energéticas, sin contar el transporte de la energía. Esto hace que solo el 20 o el 25% de la energía producida por la quema del carbón lleguen al consumidor. En cambio, con el gas natural llega el 100% de la energía.

Por estas y varias razones más es que en la mayoría de los hogares del mundo se sigue cocinando con el valioso gas natural. Aunque existan otras formas de hacer la comida, la gente no dejaré de utilizar este recurso.

¿Cuáles son los mejores tipos de calderas?

En esta post semanal instalador de gas Madrid os mostrará los tipos de calderas que existen en el mercado. Hoy en día, son 4 los tipos de calderas domésticas que podrás encontrar.

1.- Atmosféricas

Este tipo de calderas cogen el aire de la vivienda para expulsarlo en una salida común o individual hacia el exterior. No necesitan ayuda mecánica para su funcionamiento ya que al calentarse el aire dentro del quemador se eleva por gravedad. Su cámara de combustión es abierta.

2.- Problemas

Las calderas atmosféricas están prohibidas desde el 1 de enero del año 2010. Cuando se tapa la salida de humos y el termostato de seguridad, el CO entra en la vivienda. Si estas instalaciones se encuentran en la cocina, deberán llevar un dispositivo de corte que evita el funcionamiento de la campana extractora.

3.- Estancas

Aspiran el aire del exterior y lo expulsan mecánicamente sin tener contacto con el aire del local. La salida de humos se da en dos tubos concéntricos que en aspiran el aire por la parte exterior y expulsan los gases de combustión por la parte central.

A pesar de que son calderas muy seguras, contaminan. Solo pueden ser colocadas en viviendas que estén en la parte superior o tengan chimenea. No se fabrican desde septiembre del 2016.

4.- Estancas de condensación

En líneas generales son iguales a las estancas. Sin embargo, no contaminan, son las únicas permitidas, ahorran más de 20% en consumo de energía y deben estar conectadas al desagüe de la vivienda.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios puso una fecha en España tope para instalar calderas que estén por debajo de un rendimiento energético mínimo. Por ello, las calderas cuyo marcado de prestación energética era de una estrella desaparecieron en el 2010. Mientras, aquellas con dos estrellas de prestación energética dejaron de existir el primero de enero del 2012.

Actualmente solo se pueden instalar calderas de condensación ya que no son contaminantes. Por otro lado, si se quiere conectar la salida de humos a un conducto existente, este se debe ser modificado y además, se debe agregar otro conducto general.