Blog

Reparando un calentador de agua que gotea

Uno de los problemas más comunes con los calentadores de agua son las fugas de agua que pueden presentar estos electrodomésticos y que disminuyen significativamente el rendimiento de los mismos.

En ocasiones, este goteo será producido por una falla de gran magnitud que requerirá la asistencia técnica de un profesional o el reemplazo del calentador por un nuevo ejemplar, no obstante, lo más frecuente es que dicho goteo sea ocasionado por una avería sencilla que podemos resolver por nuestros propios medios con unos simples ajustes y procedimientos. A continuación, te enseñaremos como reparar este problema para que puedas solucionar la gotera del calentador de tu hogar de forma sencilla y rápida.

La válvula de drenaje

Es muy usual que el goteo indebido del calentador de agua provenga de la válvula de drenaje, puesto que con el paso del tiempo este elemento puede perder su capacidad de generar un sello impermeable. Para comprobar si la válvula de drenaje está fallando se debe realizar una inspección minuciosa de la misma para detectar la presencia de fugas de agua y además se debe abrir y cerrar la misma con el objetivo de evaluar su funcionalidad.

Si la válvula de drenaje es la culpable de la fuga de agua debemos proceder con su reemplazo. Para ello inicialmente debemos desconectar el calentador de agua de su fuente energética, cerrar la válvula de combustible o gas drenar por completo el contenido del calentador a través de una manguera contactada en la válvula de drenaje.

Seguidamente retiraremos la válvula averiada utilizando una llave de tubo para poder desenroscar eficazmente dicho elemento. Luego procederemos a instalar la nueva válvula en la cual añadiremos en las roscas de la misma cinta de teflón con el objetivo de crear un sello impermeable al enroscar la válvula. Finalmente instalaremos la nueva válvula asegurándonos que la misma quede perfectamente ajustada para así poder haber culminado la reparación de la fuga de agua.

La válvula de alivio de presión

Si la válvula de drenaje no está ocasionando la fuga de agua que afecta a nuestro calentador, muy probablemente el problema radique en otros de las piezas del calentador que suelen generar este inconveniente: la válvula de alivio de presión. Esta válvula tiene la función de permitir de forma selectiva que sea evacuada la cantidad excedente de presión del interior del calentador cuando existe una acumulación indebida de presión en el mismo para evitar accidentes.

Si la causante del goteo de este electrodoméstico es la válvula de alivio de presión se deberá reemplazar la misma para ello tomaremos las medidas preventivas anteriormente mencionadas, es decir, cerrar o desconectar las fuentes de alimentación energética del calentador para reducir al mínimo los riesgos de realizar esta reparación.

Al evacuar el agua del tanque del calentador antes de realizar el cambio de la válvula de alivio de presión es muy importante evitar los accidentes que puede generar el agua a altas temperaturas, por lo que se recomienda abrir un grifo de la vivienda para permitir que el agua caliente se evacue y cerrar el mismo al percibir que la temperatura de este líquido ha disminuido.

Para desinstalar la válvula de alivio de presión defectuosa emplearemos una llave de tubo y con esta herramienta enroscaremos la nueva válvula una vez hallamos cubierto las roscas de la misma con cinta de teflón. Finalmente apretaremos firmemente la válvula para evitar nuevas fugas de agua.

En los calentadores eléctricos el problema del goteo suele derivar de las juntas del calefactor, las cuales residen posterior a las tapas de acceso que se encuentran en el lado lateral del tanque de agua del calentador. Cambiar estas juntas es sumamente sencillo, se deberá utilizar un casquillo para posteriormente colocar la nueva junta en este espacio teniendo en cuenta todas las recomendaciones de seguridad que se han citado a lo largo del presente artículo.

El problema con las calderas de carbón que se encuentran en la ciudad de Madrid

Es importante que sepáis que, en la almendra central de la ciudad de Madrid, se encuentran funcionales más de 800 calderas de carbón y 5.000 de gasóleo, como reconoció José María de la Fuente, quien es el presidente de la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (Agramia), durante sus declaraciones para Servimedia el 28 de diciembre.

También reconoció que es necesario prohibir el uso de tales calderas, o que sean sustituidas a través de una intervención de las administraciones públicas. De esta manera, se puede ayudar a prevenir la contaminación que se ha propagado por la ciudad.

¿Por qué no se deben seguir utilizando las calderas de carbón?

De la Fuente insistió que no es necesario el uso de las calderas de carbón, ya que la energía que producen se encuentra descontinuada en el siglo XXI, además que no tiene vigencia en una ciudad tan moderna como Madrid.

Y no sólo es el uso de estás 800 calderas lo que ha causado la actual contaminación, sino que el reparto considerable de carbón puede llegar a incrementar este problema, según destaca de la Fuente.

Además, de la Fuente admitió que este tipo de calderas no son necesarias en los meses de invierno, ya que funcionan con una tarifa plana, por lo que los hogares estarían obligados a mantener sus ventanas abiertas cuando no haya temperaturas bajas.

Una manera para resolver este problema y poder utilizar energías más limpias es la renovación de dichas calderas a través de las ayudas públicas que debe ofrecer la Comunidad de Madrid, dijo de la Fuente. A su vez, manifestó que estos tipos ayudas, como son las distribuidoras de gas y los fabricantes e instaladores de las calderas, se encuentran bajo el control del sector privado.

Qué hacer cuando el calentador no calienta

En el presente artículo nos referiremos a la situación en la cual al encender el calentador de gas del hogar este no emana la enérgica y ardiente llamarada acostumbrada, lo cual es signo de que ocurre un problema con el calentador.

Lo primero que hacemos ante esta situación es intentar compensar este problema con el regulador de la llama dándole toda la fuerza que esta válvula nos ofrece, sin embargo, dicha solución no suele funcionar. El principal causante de este inconveniente suele ser la membrana de goma, la cual se agranda al colapsa el vástago que abre la válvula de gas de los quemadores.

La labilidad de esta membrana hace que la misma sea sensible a las perforaciones con el paso del tiempo, por lo que al averiarse la misma no puede hincharse y si no se agranda no puede cumplir la función anteriormente descrita.

Reparar este problema supone un procedimiento muy fácil, puesto que inicialmente previo a efectuar la interrupción del suministro de agua, debemos aflojar utilizando una llave inglesa la tubería que lleva el agua al calentador, y este procedimiento también lo realizaremos con la tubería que sale del calentador.

Seguidamente buscaremos el cuerpo del calentador el cual tendrá un cuarteto o trío de tornillos metálicos que debemos retirar. Algunos calentadores no cuentan con un acceso visible a estos tornillos, por lo que deberemos retirar ciertos elementos del calentador como el cuerpo del gas o del agua para acceder a los tornillos mencionados.

Una vez hayamos encontrado los tornillos retiramos los mismos para abrir el cuerpo y proceder con el reemplazo de la membrana averiada e igualmente aprovecharemos esta oportunidad para realizar una limpieza en este compartimiento en el cual se suele acumular restos de cal.

Antes de cerrar nuevamente el cuerpo se recomienda limpiar el filtro que se encuentra en la entrada de agua para realizar un mantenimiento completo al calentador de gas. Finalizaremos colocando nuevamente todas las partes y piezas desmontadas en su lugar procurando colocar teflón en las roscas de los tubos de agua del calentador y de esta manera nuestro calentador de gas volverá a generar el calor deseado.