Blog

Mejora el desempeño de tu radiador

Cuando la temporada veraniega se acaba y la llegada de los fríos invernales se aproxima, es menester prepararnos bien para protegernos del frío mediante el uso de radiadores en nuestra casa, pero ¿Sabes cómo usarlo eficientemente?

No hace mucho estábamos dando algunos útiles consejos sobre cómo optimizar el uso del aire acondicionado para evitar costos excesivos en las facturas de luz. Sin embargo, el sol veraniego ha menguado llevándose toda la calidez, por lo que ya no tenemos que usar el aire acondicionado hasta la próxima temporada. ¿Qué queda ahora? Pues el frío invernal, así que prepárate para optimizar tus radiadores en función de obtener el bienestar climático que queremos en nuestra casa. A continuación, te daremos algunas recomendaciones acerca de cómo mejorar la eficiencia de tu radiador para que le saques el máximo provecho y ahorres un montón en la factura final.

¿Cómo ahorrar en el uso de radiadores?

  1. Sólo úsalo cuando estés en casa: aunque es la recomendación más común y reconocida que podemos brindarte, aún existen muchas personas que dejan encendidos sus radiadores al salir de la casa, por una u otra razón. Algunos lo hacen por la falsa creencia que dicta que los radiadores consumen mucha más energía al apagarse y ser nuevamente encendidos que al mantenerse encendidos constantemente. Otros lo hacen para encontrar su casa caliente al volver de la calle. Ambos casos están totalmente errados, nunca se debe dejar un radiador encendido cuando no estamos en casa por tres razones: gastamos mucha energía que no aprovechamos, aumenta el costo de la factura final exponencialmente y el radiador puede provocar graves accidentes que no podremos evitar.
  2. No le des un uso excesivo al radiador: a veces es necesario dejar descansar unas horas al radiador, pues no tiene sentido seguir calentando tu hogar cuando ya hayas alcanzado la temperatura deseada. Apagar al radiador periódicamente te dará mayor confort, alargarás la vida útil del radiador y disminuirás notablemente el costo de la factura final.
  3. Las temperaturas de verano no son nada buenas: en la época veraniega las olas de calor son tan intensas que nos hacen estar pegados al aire acondicionado en todo momento y desear la llegada pronto del invierno. Sin embargo, cuando llegan los gélidos vientos invernales, lo que queremos ahora es que regresen las olas de calor veraniegas y ponemos en funcionamiento nuestro radiador a la temperatura de dichas olas de calor. Esto no es para nada aconsejable, pues los cambios bruscos de temperatura son nocivos para nuestra salud y, además, la excesiva generación de calor aumentará el costo de la factura final y podrá dañar al radiador.
  4. El aislamiento y la ventilación son buenos aliados: ventila un poco tu casa antes de encender el radiador para renovar el aire y expulsar ciertos gases nocivos. Cuando enciendas el radiador asegúrate de que tu casa esté completamente aislada (puertas y ventanas totalmente cerradas) para que se caliente más rápido y puedas apagar el radiador de vez en cuando. Cada cierto tiempo ventila un poco, otra vez, para que el calor no sea agobiante y el aire fresco.
  5. Los profesionales saben qué hacer: los radiadores realmente son artefactos de calefacción nada sencillos, por lo que su instalación no es tan fácil como creemos. Es mejor siempre dejar que un profesional instale el radiador por nosotros para evitar problemas futuros y sacarle el máximo provecho a tu sistema de calefacción.

Esperamos que estas cinco recomendaciones te sirvan para protegerte adecuadamente del frío y ahorrar un poco de dinero con el uso del radiador. Si tienes alguna duda, sabes que puedes contar con los profesionales para solventar cualquier inconveniente y dar mejor uso a tu radiador.

Optimización del uso de los radiadores

Sin duda alguna, los radiadores son los elementos, de los sistemas de calefacción, más importantes en la distribución doméstica de calor. Por consiguiente, en este artículo te diremos cómo usarlos de manera más eficaz para mejorar su eficiencia y reducir el costo de la factura final.

Recomendaciones para optimizar un radiador

Potencia requerida

Previo a la adquisición de un radiador, primero debes evaluar qué tanto calor quieres que transmita de acuerdo al espacio de tu hogar que deseas climatizar, en función de no utilizar más energía de la requerida para lograr el bienestar térmico que requieres en invierno.

Localización de los radiadores

Es importante que ubiques tus radiadores en la pared más fría de la habitación que deseas calentar, para impedir, de esa forma, el paso de las corrientes de frías y eliminar al mismo tiempo las sensaciones gélidas que produce esa zona. Por lo general, puedes ubicar tus radiadores óptimamente debajo de una ventana.

Elige el tamaño de acuerdo a su ubicación

Recuerda que el aire caliente tiende a subir y el aire frío tiende a bajar, así que elige una buena relación entre tamaño del radiador y su ubicación para calentar de forma homogénea tu hogar sin tener muchas pérdidas de calor.

No obstruyas la transmisión de calor

Es quizás la recomendación más obvia, pero que aún mucha gente no sigue. Nunca debes utilizar cubre radiadores o interponerles muebles o cortinas, ya que de esa manera cortarás el paso de calor, por lo que la factura te saldrá más cara y la emisión de calor será muy deficiente.

Si estás próximo a adquirir una nueva caldera, te exhortamos a comprar calderas de condensación, pues si bien la inversión inicial será muy costosa, los beneficios a largo plazo te recompensarán. Dichas calderas consumen poca energía, son altamente eficientes y te permiten ahorrar un montón en la factura final. Contacta con los expertos para más información al respecto.

¿Como afecta el tiempo a nuestra caldera?

Incluso en la antigüedad, las personas han estado permanentemente en la búsqueda de medidas para combatir los duros climas invernales que azotan las zonas templados como las de nuestro país, puesto que estas heladas temperaturas generan malestar e incomodidad a la mayoría de personas, e inclusive, si el descenso de las temperaturas es de gran magnitud pueden atentar gravemente contra la salud de las personas. Las calderas vinieron a convertirse en el método más eficaz para combatir los climas invernales en el interior de los hogares, por ello, resulta verdaderamente importante mantener los sistemas de calefacción en optimo estado.

Así como las bajas temperaturas pueden ser muy nocivas para las personas, también las épocas de intenso calor como sucede en verano pueden provocar disgustos e inconvenientes para las personas, puesto que las altas temperaturas ocasionan que las personas busquen medidas auxiliares para tratar de refrescarse. Una de las medidas por las que optan las personas antes las altas temperaturas es aprovechar esta oportunidad para estar de vacaciones en propiedades ubicadas en las costas o cerca de las increíbles playas, ahora bien, para aquellas personas que transcurren estas altas temperaturas en sus hogares existen los sistemas de aires acondicionado, que fueron creados con el objetivo de contraatacar en las viviendas el calor intenso que caracteriza a ciertas estaciones del año. Estos aparatos de alta tecnología logran aclimatar la temperatura interna de las viviendas manteniendo un clima frio a pesar del intenso calor que se encuentra en el exterior, no obstante, es común que el uso constante y prolongado de los mismos provoque deficiencias y fallas en sus componentes, por lo cual, luego de una época de calor intenso donde fueron utilizados al máximo, es recomendable que se les realice un servicio de mantenimiento preventivo.

En los párrafos anteriores hemos descrito perfectamente las extremas condiciones que genera la naturaleza, la cual, con climas y temperaturas caprichosas y variantes a lo largo del año logra poner en un serio aprieto a aquellas personas que no están preparadas para afrontar el intenso calor o frio que se suscita cada año en el país, sin embargo, las personas que residen en esta localidad pueden estar tranquilas ya que nuestra empresa está plenamente preparada para ayudar a nuestros clientes a afrontar los diversos cambios climáticos que se presenten, puesto que contamos con los mejores conocimientos termodinámicos que pondremos en práctica para solventar los problemas de las calderas, sistemas de aire acondicionado y sistemas de calefacción.

En las investigaciones realizadas por los expertos en termodinámica, se ha evidenciado como los seres humanos más primitivos han inventado medidas para generar el calor necesario que le permitan sobrevivir a las temperaturas heladas, esto queda demostrado en los registros que afirman la utilización de fogatas como método de calefacción prehistórico utilizado por nuestros antecesores. Si bien actualmente los métodos y sistemas de calefacción son mucho más modernos y sofisticados que una simple fogata de ramas de árbol y madera, aún se conserva el mismo principio que se utilizaba en la antigüedad, el cual es la combustión de un elemento con potencial de generar energía calórica. Los elementos y componentes que mantienen la combustión en las calderas modernas están constantemente sometidas a las consecuencias dinámicas de la propia combustión, por lo cual dichos componentes del sistema de las calderas deben ser atendidos por los técnicos calificados de nuestra empresa, ya que el personal técnico de nuestra empresa le realizara el mantenimiento necesario a cada pieza de las calderas para mantener la operatividad de las mismas.